Kits de Protección Covid-19 para bodas

A principios de este año, aún en la “vieja normalidad”, te hablábamos en un post sobre los Kits de Supervivencia para bodas, como un original detalle para ofrecer a los invitados, en qué consisten y cómo hacerlos. Hoy te hablamos de los Kits de Protección Covid-19 para bodas, en qué consisten y por qué es importante usarlos.

Kit de protección covid-19 para bodas con mascarilla higiénica y toallitas hidroalcoholicas
Kit de protección covid-19 para bodas con mascarilla, gel y toallitas hidroacloholicas

Ahora las cosas han cambiado y casarse en tiempos de pandemia es diferente a como lo hacíamos hasta ahora, especialmente todo lo relativo a la celebración. La nueva normalidad nos ha traído nuevos hábitos a incorporar en este tipo de celebraciones, en las que, por el momento, no se recomiendan ni las grandes aglomeraciones de gente ni permanecer en espacios cerrados durante largo tiempo.

Aunque a priori pueda parecerlo, estos nuevos hábitos no tienen por qué chocar con hacer de tu boda el día más especial; sólo se trata de cambiar un poco el chip y aprender a disfrutar de una celebración como se merece en estas nuevas circunstancias. Estos nuevos hábitos, además, parece que han venido para quedarse, así que la mejor opción es incorporarlos cuanto antes a nuestra rutina y acostumbrarnos a ellos.

Además de las cuestiones relativas al aforo y el propio espacio, por otro lado están los hábitos relativos a la seguridad, higiene y protección personal y hacia los demás, esto es, las 3 claves básicas que debemos interiorizar sí o sí para minimizar el riesgo de contagio:

  • Distancia de seguridad. Esto es, mantener con otras personas una distancia segura en la que apenas exista riesgo de contagio: mínimo 1,5 metros.
  • Higiene de manos. Fundamental para no contagiarnos si hemos tocado algún objeto contaminado, ya que los virus podrían llegar a nuestras vías respiratorias al tocarnos la cara, la nariz… Lavarse frecuentemente con agua y jabón, y usar soluciones hidroalcohólicas en su ausencia, son las mejores opciones.
  • Uso de mascarilla durante el mayor tiempo posible. Esto es, siempre que no estemos comiendo o bebiendo, y aunque en una boda esto se hace continuamente, debemos interiorizarlo y usarla al máximo. Las mascarillas nos ayudan a que al hablar, no dispersemos por el ambiente las pequeñas gotitas de saliva que podrían tener virus, en caso de estar nosotros contagiados, así como a no respirar las gotitas o gotículas que a su vez otros invitados dispersen.

Los kits de protección covid-19 para bodas

En el post sobre los Kits de Supervivencia para bodas te explicábamos que estos kits se utilizan para poner a disposición de los invitados una serie de objetos que les pueden resultar útiles para solventar pequeños imprevistos que puedan surgir, relativos al aseo personal, la vestimenta, etc. y que a nadie se le arruine la fiesta. Además también funcionan como un bonito detalle o recuerdo del evento, ya que se pueden personalizar con los nombres de los novios y fecha del enlace.

Kit de proteccion covid-19 para bodas con mascarilla KN95 y gel hidroalcohólico
Kit de proteccion covid-19 para bodas con mascarilla y gel hidroalcohólico

Así que, con la necesidad de incorporar estos nuevos hábitos de higiene en bodas y celebraciones, se nos ocurrió poner a vuestra disposición en nuestra tienda on-line unos Kits especiales: Kits de protección covid-19 para bodas, que ayuden a llevar lo mejor posible esta nueva normalidad, para hacer llegar a los invitados de vuestra boda una serie de útiles de protección de una forma original y divertida.

Qué contienen los kits de protección covid-19 para bodas

Estos kits de protección covid-19 para bodas contienen, además de ciertos elementos básicos que ya llevaban los Kits de Supervivencia (toallita quitamanchas, tirita, hilo dental y caramelo de menta):

  • Una mascarilla (KN95 o higiénica, según el tipo de Kit), que nos parece el elemento básico para que todos los invitados se sientan seguros y protegidos.
  • Dos sobrecitos monodosis de gel hidroalcohólico con 70% alcohol, que con su reducido tamaño los hacen ideales para llevar en cualquier mini-bolsillo o clutch.
  • Dos toallitas hidroalcohólicas con 70% alcohol, que además de ser igualmente en formato de bolsillo, nos encantan porque con ellas, aparte de las manos, se pueden limpiar también superficies, pantallas, etc.
Contenido del Kit de proteccion covid-19 para bodas
Contenido del Kit de proteccion covid-19 para bodas

Además, estos kits de protección covid-19 para bodas son totalmente personalizables con los nombres de los novios y fecha del enlace. ¿No os parece un detalle de boda original y necesario para ofrecer a vuestros invitados?

Hemos puesto a vuestra disposición dos kits diferentes con la intención de que se adapten a todos los presupuestos:

Pulsad el siguiente enlace si quereis echar un ojo a todos nuetros detalles y kits para bodas. Y pulsad el siguiente enlace para volver a leer nuestro primer post sobre los kits de supervivencia para bodas.

Kits de supervivencia para bodas

¿Tienes una boda a la vista, ya sea como invitado o porque te casas tú? Hoy os traemos una idea muy chula que no dejará indiferente a nadie: los kits de supervivencia para bodas. ¿Que qué es eso? Pues sigue leyendo…

Desde hace algunos años venimos viendo cómo en las bodas, cada vez más novios buscan la manera de agradar y sorprender a los invitados de la forma más original posible: desde sistemas para que no cese la diversión a la vez que se crea un bonito recuerdo de la boda, como fotomatones, photo-calls temáticos con atrezzo, zonas de animación para niños, álbumes de recuerdo, candy-bars, food-trucks… hasta todo tipo de detalles para asegurar el confort de los invitados: alpargatas, cubretacones, antifaces para dormir, pashminas, abanicos, chanclas… y un muy largo etcétera.

Un tipo de detalle que se ha convertido ya en un clásico y que nos parece de lo más útil, es el de poner a disposición de los invitados, normalmente en los baños o zonas de descanso, una serie de artículos médicos o de aseo para solventar pequeños imprevistos que puedan ocurrir y que no se le arruine la fiesta a nadie.

Existe una amplia gama de productos que se pueden usar para este fin, entre otras muchas cosas, destacamos:

  • Artículos de aseo: desodorante, perfume, compresas o tampones, pasta de dientes, hilo dental, toallitas…
  • Artículos para el cuidado personal: peines, cepillos, horquillas,
    esmalte de uñas, cremas, bálsamos labiales…
  • Medicamentos o artículos de farmacia: analgésicos, tiritas, apósitos anti-rozaduras…
  • Utensilios de costura por si hay problemillas con los outfits.

Los kits de supervivencia para bodas

Pues bien, ¿y si, en lugar de colocar todo esto en una cesta o caja, cada invitado pudiera tener una pequeña dosis asegurada, para usar durante o después de la boda? Pues ahí es donde entran los kits de supervivencia. Se trata de pequeñas bolsitas o cajitas personalizadas con una serie de artículos en su interior, normalmente para uso individual o en tamaño mini, que se ponen a disposición de los invitados para cubrir esos posibles imprevistos.

Se nos ocurren grandes ventajas de estos kits:

  • Con estos kits los novios se aseguran que todos los invitados podrán solventar sus imprevistos.
  • Ocupan muy poco espacio, es decir, que se pueden guardar en cualquir bolsillo o mini-bolso.
  • Se pueden hacer totalmente personalizados: no sólo al gusto de los novios sino para los distintos tipos de invitados: chicas, chicos, niños, madrina, padrino, testigos, etc…
  • Pueden ser temáticos: de primeros auxilios, para estar monísima, para usar después de la fiesta, para relajarse al día siguiente, por si los invitados ligan…
  • También pueden funcionar como detalle de recuerdo de la boda, ya que se pueden poner en bolsitas personalizadas con los nombres de los novios y la fecha, e incluir algún detallito especial.

Estos kits nos parecen una idea fantástica para que cada invitado pueda tener su propio artículo, y no tenga que usar productos en común, que se acaban gastando más rápido.

Cómo hacer los kits de supervivencia

Si eres tú el que te vas a casar o estás pensando que estos kits pueden ser un regalo perfecto para ese familiar o amigo que se casa, aquí te explicamos la manera más eficaz y económica de hacer estos kits:

  1. El primer paso es conocer el número de invitados, para hacernos con el número suficiente de artículos. Aunque en parte, esto también dependerá de la temática de los kits: por ejemplo si se trata de kits de primeros auxilios, no todos los invitados lo necesitarán; pero si queremos que funcionen también como recuerdo de la boda, sí debe haber un kit para cada invitado.
  2. A continuación debemos evaluar qué tipo de kit queremos. Para esto, hay que pensar si los queremos neutros (con un poco de todo: una tirita, unos caramelos, una toallita quitamanchas o refrescante…), dirigidos a los distintos tipos de invitados; o bien si son para usar durante la boda o después. Existen un montón de opciones. Si son específicos para chicas, podremos incluir artículos de belleza, maquillaje, para el cabello, de higiene íntima (¿conocéis las toallitas íntimas en sobres individuales?), etc. Si son “kits after party” se suele incluir algún analgésico, una toallita desmaquillante, un sobrecito de café o té, un chicle… En definitiva, las opciones son infinitas.
  3. Una vez hecha esta reflexión debemos adquirir los artículos que queramos incluir, para evaluar cúanto espacio ocupará cada uno de los kits. Normalmente acudiremos a farmacias, droguerías, tiendas de cosmética, etc.
  4. De forma paralela, debemos ir pensando en el diseño de nuestros kits: decidir si va a ir en cajitas o en bolsitas, y cómo los vamos a decorar. Podemos diseñarlos en relación a la temática de la boda o no, acorde al gusto de los novios o en función de a quién esté dirigido.
  5. El siguiente paso será hacernos con los materiales necesarios: cajas, bolsas, cartulinas, pegatinas… y después dedicar una tarde en pareja, en familia o con amigos para confeccionar los propios kits, es decir, ir rellenando y decorando las bolsas o cajas.
  6. Finalmente, y una vez que tengamos hechos nuestros kits de supervivencia y veamos realmente cúanto espacio ocupan, nos haremos con unas cestas o cajas bonitas donde colocarlos el día de la boda a disposición de todos los invitados que lo necesiten.

Ideas para hacer los kits de supervivencia

A continuación os dejamos algunas ideas de con qué artículos podéis rellenar los kits de supervivencia en función de la tipología que escojáis:

  • Kit de supervivencia genérico: toallita refrescante, quitamanchas, limpiagafas o limpiazapatos, clinex, tirita, aspirina o ibuprofeno.. chicle o caramelo, chocolatina, hilo dental, tarjeta y lápiz para apuntar la dirección del hotel…
  • Kit “after party”: sobrecito de café o té, ibuprofeno, chicle, colirio, antifaz para dormir…
  • Kit para ellas: toallita desmaquillante, íntima o desodorante, goma del pelo, horquillas, bálsamo labial, artículos de costura, salvaslip, tampón…
  • Kit para ellos: toallita quitamanchas, toallita desodorante, chicle, gomina, mini peine, clinex…
  • Kit de relajación post-boda: infusión, sales de baño, vela aromática, bombón, aspirina…

Desde luego que éstas son sólo algunas ideas; de aquí podéis escoger los elementos que más os gusten y mezclarlos como queráis para hacer vuestros propios kits de supervivencia.

¿Conocíais estos detalles para regalar en bodas? ¿Se os ocurren otras ideas distintas para hacer los kits de supervivencia? Dejadnos un comentario!

Los kits de viaje

Si hace un tiempo os contábamos cómo ahorrar espacio en la maleta, hoy queremos hablaros de los kits de viaje, ese artículo imprescindible que nos ayudará a hacer nuestra maleta de forma mucho más eficiente.

Desde que se reforzaron las medidas de seguridad en los vuelos tras los atentados del 11-S y se limitó la cantidad de líquidos que se pueden subir a la cabina, han proliferado en el mercado no sólo los productos cosméticos para viaje en formato mini, sino también los botes y recipientes vacíos para rellenar en casa, de la capacidad permitida.

Pero también estamos empezando a ver en el mercado, cada vez mayor cantidad de kits de viaje de todo tipo, ya hechos y que no sólo vienen bien para viajar en avión, sino para no cargar la maleta con exceso de productos que no vamos a utilizar.

Qué son los kits de viaje

Los kits de viaje consisten en neceseres ya confeccionados con diversos productos cosméticos o de botiquín en su interior, que podemos adquirir en droguerías, perfumerías, grandes superficies o tiendas on-line. Muchas marcas de cosmética se han sumado a esta moda y ya ofrecen sus propios kits de viaje, y también han proliferado las tiendas on-line especializadas. Pero también podemos confeccionar nosotros mismos nuestro propio kit de viaje.

Existen muchos tipos y muy variados: kits para el verano, con artículos de botiquín o de supervivencia, para el cuidado dental, de cuidado personal con un poco de todo, especiales para hombre o para mujer, de maquillaje, de baño, para bebés, para el cuidado de la piel, románticos, y un sinfín de opciones más… ¡incluso de manualidades!

Estos kits nos permiten poder llevar con nosotros una gran variedad de productos cosméticos ocupando muy poco espacio en la maleta, para no descuidar nuestros rituales de higiene personal durante las vacaciones o viajes de trabajo.

Cómo hacer un kit de viaje

Antes de hacernos con un kit de viaje, es importante analizar cuáles son nuestras necesidades concretas: tener en cuenta el destino, cuánto tiempo vamos a estar fuera y cómo vamos a llegar allí. No necesitaremos los mismos productos ni la misma cantidad si el hotel de destino ofrece a sus huéspedes amenities de aseo personal, que si por ejemplo hemos alquilado un apartamento para toda la familia; si vamos a estar sólo un fin de semana o si van a ser unas largas vacaciones; así como si vamos a viajar en avión, en coche o en tren. Pero también podemos confeccionar nuestro propio kit de viaje para que se ajuste perfectamente a nuestros requisitos.

También será muy útil tener un kit básico siempre en casa, por si surge un viaje improvisado. Incluso, los kits de viaje pueden constituir un regalo perfecto para ese familiar o amigo al que le gusta tanto viajar, y se lo puedes hacer tú mismo adaptándolo a sus gustos o necesidades concretas, por ejemplo si ha llegado un nuevo miembro a la familia.

También debemos tener en cuenta que, para confeccionar nuestro kit de viaje perfecto, no tenemos por qué ceñirnos exclusivamente a productos en formato mini. Podemos buscar otro tipo de enseres que, por sus características propias de peso, tamaño o formato, pueden resultarnos altamente útiles para viajar.

Existen muchas formas de ahorrar espacio en la maleta más allá de reducir los cosméticos. Además de toallas tipo pareo o incluso rollos de bayeta, que ocupan muchísimo menos espacio que las toallas normales; revistas en formato pequeño (muchas editoriales publican versiones en formato cuartilla) o libros de tapa blanda; cámara de fotos compacta en lugar de la réflex de objetivos; papel de cocina en lugar de papel higiénico, que pesa mucho menos; etc.

Centrándonos en los artículos para el cuidado personal, algunos ejemplos para hacer nuestro propio kit de viaje pueden ser:

– Llevar pastilla de jabón en lugar de gel de ducha, que cunde mucho más y ocupa mucho menos espacio, así como champú sólido, por el mismo motivo. E incluso hay algunos jabones que son también champú.

– Buscar productos multiusos como el aceite de coco puro, que podemos utilizar como sustituto de la crema corporal pero además como acondicionador para el cabello, bálsamo labial, after sun e incluso como desmaquillante de ojos, todo en un solo producto. O el gel de aloe vera, que nos servirá como calmante contra las picaduras de mosquitos, quemaduras ligeras, heridas… y un montón de cosas más que te contábamos hace poco en este post.

– Hacerse con unos cuantos tipos de toallitas en sobres monodosis, que tienen la gran ventaja de que podemos llevar con nosotros únicamente la cantidad de cosmético necesaria para los días que dure nuestro viaje, ni más ni menos, ocupando el mínimo espacio y con apenas peso. Existen muchos tipos: refrescantes, desmaquillantes, desodorantes, quitamanchas… que nos ayudan a evitar el tener que llevar botes y botes de cosméticos.

– En definitiva, evitar los artículos aparatosos llevando peine en lugar de cepillo, que es más ligero y compacto, así como cuchilla de afeitar en lugar de maquinilla eléctrica; o si puedes, reduce al máximo los enseres para el cabello (difusor, plancha, rizador…) y evalúa si realmente lo necesitas.

Como conclusión, vemos que además de los kits de viaje ya hechos, sólo hay que usar un poquito la imaginación, pararse un momento a pensar y hacerse con los productos adecuados para poder confeccionar el nuestro propio, y que se ajuste perfectamente a lo que vamos a necesitar en nuestro viaje.

Y vosotros, ¿qué otros artículos se os ocurren que van perfecto para hacer un kit de viaje? ¡Dejadnos un comentario!

Qué llevar en nuestro equipaje de mano para hacer el viaje en avión más confortable

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, llega el momento de preparar la maleta y planificar nuestro viaje. Aunque el avión es la mejor opción para llegar a destinos lejanos o ahorrarse tiempo, también nos puede resultar un medio de transporte algo incómodo, derivado de las condiciones en sí del propio avión, especialmente el espacio reducido, la presurización de la cabina y las medidas de seguridad a bordo. Hoy te contamos qué debes llevar en tu equipaje de mano para hacer tu viaje en avión más confortable.

Cosméticos para viajar en avión

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de viajar, es que si vas a llegar a tu destino en avión, las condiciones atmosféricas durante el viaje no serán las habituales y por tanto tu piel necesitará unos cuidados especiales.

En la cabina del avión la humedad puede descender hasta el 20%, lo que producirá sequedad en la piel, así como sensación de tirantez e incluso enrojecimiento y escamaciones. Lo ideal es que te hagas con algunos productos, a ser posible en formato mini o de viaje, para aplicar antes y después de montar en el avión, que ayuden a mantener tu piel hidratada y nutrida. No sólo tus cremas habituales; también será muy útil una mascarilla purificante, puesto que la reacción de la piel ante la deshidratación es producir grasa, por lo que te vendrá muy bien para aplicártela en cuanto llegues al destino y tengas un momento para dedicarle a la limpieza facial.

Otro producto que solemos olvidar para viajar en avión es el protector solar, muy importante para proteger nuestra piel, puesto que dentro del avión también llega la radiación solar y, al estar a mucha mayor altitud, es más fuerte. Por lo tanto, no debemos prescindir de un buen protector de factor 50.

Pero no sólo sufre la piel en el avión a causa de la sequedad; la nariz, los ojos y los labios también pueden verse afectados, así que debemos intentar beber mucha agua antes y durante el viaje para mantenernos bien hidratados, no olvidarnos de un bálsamo labial, y, si es necesario, llevar con nosotros un frasquito de lágrima artificial o algún tipo de colirio.

Por otro lado, especialmente si el viaje va a ser largo, serán fundamentales los artículos para el aseo personal, como mínimo un cepillo y pasta dental, así como un mini desodorante, incluso un frasco de colonia refrescante pequeñito. Pero ¡ojo! Recuerda que no podrás llevar a bordo frascos de líquido de más de 100 ml. así como cuchillas de afeitar o tijeras. Consulta los listados de artículos prohibidos que facilitan las compañías aéreas para no llevarte sorpresas desagradables.

Una alternativa muy buena para que todo esto no nos ocupe apenas espacio, son los productos en formato monodosis o incluso las toallitas individuales que permiten llevar únicamente la cantidad necesaria de producto ocupando un espacio mínimo, además de resultar muy cómodas para aplicarlos: toallitas desodorantes, toallitas de agua micelar para desmaquillarte, toallitas de limón para antes y después de comer o toallitas refrescantes que te sirven un poco para todo.

Artículos para el descanso y confort en el avión

Si la aerolínea elegida no ofrece este tipo de artículos, no está de más llevarlos nosotros mismos. Además de elegir ropa holgada para vestirnos ese día y preferiblemente pantalón largo, un básico que no puede faltar, aunque viajes en verano, es una chaqueta, sudadera o jersey para protegernos del frío, ya que, entre la climatización de la cabina y la altitud, la temperatura puede bajar considerablemente.

Por motivos de seguridad no se recomienda viajar descalzo en los aviones, pero unos calcetines confortables, aunque sea para llevar con sandalias, por raro que parezca, nos pueden hacer sentir más cómodos. Y si el vuelo va a ser nocturno, existen mantas de viaje muy finas y calentitas que apenas ocupan espacio. Una pequeña almohada hinchable y un antifaz pueden marcar la diferencia para descansar o no en este tipo de trayectos. También nos vendrá muy bien algún producto especial para aplicar en las piernas y refrescarlas, y así ayudar a mejorar la circulación.

Productos para el ocio mientras volamos

Si el vuelo es largo, te cuesta dormir en el avión y desconfías de las opciones de ocio que puedan ofrecer las compañías, lo mejor es que te proveas tú mismo de algún entretenimiento. Leer un libro o una revista no sólo hará tu viaje más llevadero sino que te ayudará a mantenerte relajado y conciliar mejor el sueño. Descargarte un capítulo de tu serie favorita o una película en tu smartphone o tablet antes del viaje también es una gran opción de entretenimiento.

Si viajar en avión pone a prueba tus nervios y no consigues concentrarte para leer o ver una película, nuestra recomendación es que intentes relajarte por medios propios. Unos días antes de volar, aprende y ensaya ejercicios de relajación sentado en el sofá, imaginándote que estás en el avión, para luego poder recurrir a estos ejercicios si te pones muy nervioso. Escuchar con auriculares música relajante o canciones que te traigan buenos recuerdos durante el vuelo también es una gran opción para evadir los nervios.

Otra opción es dejar el momento del vuelo para hacer ciertas tareas como apuntar en un cuaderno la lista de la compra que te hará falta para tus vacaciones, listados de lugares imprescindibles para visitar, ojear una guía y organizar la ruta, etc. Todo esto te mantendrá entretenido y cuando te quieras dar cuenta habrás llegado al destino. Y en el viaje de vuelta, puedes revisar y comentar las fotos si viajas acompañado, organizar planes para ver a tus amigos y familiares o empezar a gestionar la vuelta a la normalidad.

Comida y bebida para los viajes en avión

Ya hemos comentado antes la importancia de mantenerse bien hidratado durante los viajes en avión. Evita los refrescos carbonatados, ya que pueden provocar cierto malestar intestinal dadas las condiciones de presurización de la cabina. Tampoco son recomendables las bebidas estimulantes o con cafeína, puesto que pueden interferir en el descanso a bordo o incluso propiciar el nerviosismo. Las mejores opciones serán por tanto agua, zumos o infusiones sin teína. Si te da miedo volar no recurras a las bebidas alcohólicas para relajar los nervios, ya que pueden provocarte mayor nerviosismo, además de malestar y deshidratación. Sustitúyelas por otras opciones más saludables como infusiones relajantes o medicinas naturales.

En cuanto a la comida, si queremos evitar el gasto de comprarla a bordo y nuestro vuelo no incluye menú, la mejor opción serán los snaks altamente energéticos, como las barritas o frutos secos sin sal, que ocupan muy poco espacio, son muy nutritivos y no provocan sensación de excesiva saciedad. La fruta nos ayudará a mantenernos hidratados y entretenidos además de constituir la opción más saludable. Evita las comidas muy saladas y condimentadas, ya que aumentarán la sed y necesitarás ingerir aún más líquido. En el caso de la comida y bebida, también será conveniente que te informes sobre qué puedes llevar o no en el avión, especialmente si vas a cambiar de país o de continente.

Como veis, volar en avión puede resultar una experiencia muy gratificante si planificamos bien nuestro viaje y nos hacemos con los artículos adecuados. Y vosotros, ¿qué trucos tenéis para viajar más cómodos en avión?

4 consejos para mantener tus zapatos como nuevos

Se puede decir que los zapatos son los complementos que más dicen de nosotros. No sólo reflejan nuestro estilo de vida y personalidad, sino que pueden llegar a mostrar incluso nuestro estado de ánimo. Hoy te traemos 4 consejos para mantenerlos como nuevos desde el primer día.

1. Limpia tus zapatos a diario. El mejor truco para mantener nuestros zapatos como nuevos es limpiarlos cuando lleguemos a casa, especialmente en invierno y si se han manchado de lluvia o barro. Así evitarás que las manchas se resequen demasiado y dañen la piel.

Escoge el método que más se adecúe al material:

Para los zapatos de piel: utiliza betún del color adecuado (o incoloro) y saca brillo con una gamuza. De forma esporádica, aplica un poco de crema para nutrir la piel.

Para los zapatos de charol: un remedio casero es limpiarlos con leche tibia y secarlos bien con un trapo limpio.

Para los zapatos de ante, serraje o nobuk: para estos materiales delicados la mejor opción son los productos específicos para ellos, aunque existen algunos trucos caseros muy sencillos, desde  goma de borrar para quitar rozaduras en seco, cepillar con cepillos suaves, agua y amoniaco para manchas persistentes o incluso agua micelar para la suciedad general.

Para las zapatillas de tela: primero quita el polvo con un cepillo y a continuación vuelve a frotarlos con el cepillo humedecido con agua y jabón, a la que añadiremos un poco de bicarbonato. Déjalos secar a la sombra.

Para las deportivas: puedes limpiarlas con un trapo húmedo y, si la suela es blanca, un excelente truco para su limpieza es frotar con un cepillo y pasta de dientes, aclarando al final. Evita lavarlas en la lavadora.

No descuides estos consejos aunque estés de vacaciones o de viaje de trabajo; puedes llevar en tu maleta productos especiales en formato de bolsillo o incluso toallitas limpiazapatos que puedes encontrar en tiendas especializadas on-line.

2. Actúa contra el mal olor. Existen muchos trucos caseros para evitar el mal olor en nuestros zapatos: limpiarlos por dentro con un algodón humedecido con vinagre, o poner en el interior un poco de bicarbonato o incluso aceites esenciales.

3. Alterna las puestas. Los zapatos también necesitan “descansar”; si dejas pasar al menos un día entre una puesta y otra, el zapato podrá respirar y airearse. Si están muy húmedos, puedes secarlos con el secador de pelo en frío o meter papel de periódico dentro, que absorberá la humedad, o bolsitas de tela con granos de arroz si se han mojado mucho.

4. Cuidado con las deformaciones. Especialmente al guardarlos para los cambios de armario o para meterlos en la maleta, lo ideal es rellenarlos de bolas de papel de periódico, o de calcetines o ropa interior para aprovechar al máximo el espacio de la maleta. De esta forma no se aplastarán y evitaremos que la piel sufra. Guárdalos en bolsas de tela para que puedan transpirar y no se rocen, y si tienes espacio suficiente, intenta conservarlos en cajas para que no se amontonen. No hagas fuerza al quitártelos ni al ponértelos; abre bien los cordones o hebillas y, si lo necesitas, utiliza un calzador.

¡Si eres constante e incorporas estos hábitos a tu rutina, en poco tiempo notarás que tus zapatos lucen como nuevos durante más tiempo!

5 consejos para cuidar la ropa

Mantener la ropa en buen estado no sólo contribuye a mejorar nuestra imagen personal, sino que además ayudará tanto a nuestro bolsillo como al medio ambiente. Hoy te contamos 5 consejos para facilitarte esta tarea.

1. Mantén la limpieza y el orden. Lo primero que debemos hacer es mantener nuestros armarios, cómodas y cajones limpios y en orden. Al menos dos veces al año (puedes aprovechar el cambio de ropa de temporada) vacíalos por completo y límpialos bien. Aleja a las polillas forrando estantes y cajones con papel y usando repelentes con aromas. Clasifica y ordena los armarios por tipos de prendas y nunca guardes ropa sucia en ellos.

2. Evita que la ropa se deforme. Usa las perchas más adecuadas para cada tipo de prenda: para faldas y pantalones utiliza perchas con pinzas; cuelga camisas y chaquetas en perchas adecuadas a su peso; y la ropa que se arruga menos como camisetas o jerséis, puedes guardarla doblada. Utiliza cestos o cajitas para la ropa interior y los accesorios pequeños y, si no te cabe toda la ropa en el armario, evalúa si ha llegado el momento de deshacerte de parte de ella: dona la que no te pongas y tira la que ya no esté para usar (o reutiliza la tela para trapos). Así evitarás que la ropa se arrugue o enmohezca, y te será más fácil mantener el orden.

3. No abuses de la lavadora y la plancha. Airea la ropa entre puestas y evalúa si realmente es necesario lavarla. Los lavados desgastan las telas y pueden decolorar y deshilachar las prendas. Para algunas, bastará con darles un buen cepillado con un cepillo para la ropa para conservar su aspecto limpio. Si tienen manchas pequeñas en zonas puntuales puedes usar algún producto especial como toallitas quitamanchas en lugar de lavarlas. Al lavar, escoge el programa más adecuado para cada prenda y prioriza los programas cortos y el lavado en frío: tanto tu ropa como tu cartera te lo agradecerán. Evita la secadora, tiende la ropa bien sacudida y estirada para evitar la plancha y, si tienes que planchar, no te pases con la temperatura.

4. Guarda la ropa que no es de temporada. Lleva a la tintorería las prendas que lo necesiten y lava la ropa antes de guardarla en maletas o cajas de tela (existen muchas soluciones en el mercado). Utiliza bolsas de vacío para prendas que abulten mucho como jerséis y bufandas, con productos antipolillas si son de lana, y rellena con papeles o bolsas las botas y zapatos para que no se deformen. Utiliza fundas de tela para trajes y abrigos para que transpiren e intenta no apelmazar mucho las prendas más delicadas.

5. Invierte en prendas de calidad. Escoge marcas que utilicen telas y materiales duraderos; aunque a priori pueda suponerte más gasto, a la larga te saldrá más rentable. La ropa buena es más fácil de cuidar, pero si no quieres ver muy perjudicado tu bolsillo, puedes aprovechar las temporadas de rebajas para hacerte con un buen fondo de armario. Además, consumir productos duraderos es más sostenible y el medio ambiente te lo agradecerá.

Y tú, ¿conoces más trucos para el cuidado de la ropa?