Kits de supervivencia para bodas

¿Tienes una boda a la vista, ya sea como invitado o porque te casas tú? Hoy os traemos una idea muy chula que no dejará indiferente a nadie: los kits de supervivencia para bodas. ¿Que qué es eso? Pues sigue leyendo…

Desde hace algunos años venimos viendo cómo en las bodas, cada vez más novios buscan la manera de agradar y sorprender a los invitados de la forma más original posible: desde sistemas para que no cese la diversión a la vez que se crea un bonito recuerdo de la boda, como fotomatones, photo-calls temáticos con atrezzo, zonas de animación para niños, álbumes de recuerdo, candy-bars, food-trucks… hasta todo tipo de detalles para asegurar el confort de los invitados: alpargatas, cubretacones, antifaces para dormir, pashminas, abanicos, chanclas… y un muy largo etcétera.

Un tipo de detalle que se ha convertido ya en un clásico y que nos parece de lo más útil, es el de poner a disposición de los invitados, normalmente en los baños o zonas de descanso, una serie de artículos médicos o de aseo para solventar pequeños imprevistos que puedan ocurrir y que no se le arruine la fiesta a nadie.

Existe una amplia gama de productos que se pueden usar para este fin, entre otras muchas cosas, destacamos:

  • Artículos de aseo: desodorante, perfume, compresas o tampones, pasta de dientes, hilo dental, toallitas…
  • Artículos para el cuidado personal: peines, cepillos, horquillas,
    esmalte de uñas, cremas, bálsamos labiales…
  • Medicamentos o artículos de farmacia: analgésicos, tiritas, apósitos anti-rozaduras…
  • Utensilios de costura por si hay problemillas con los outfits.

Los kits de supervivencia para bodas

Pues bien, ¿y si, en lugar de colocar todo esto en una cesta o caja, cada invitado pudiera tener una pequeña dosis asegurada, para usar durante o después de la boda? Pues ahí es donde entran los kits de supervivencia. Se trata de pequeñas bolsitas o cajitas personalizadas con una serie de artículos en su interior, normalmente para uso individual o en tamaño mini, que se ponen a disposición de los invitados para cubrir esos posibles imprevistos.

Se nos ocurren grandes ventajas de estos kits:

  • Con estos kits los novios se aseguran que todos los invitados podrán solventar sus imprevistos.
  • Ocupan muy poco espacio, es decir, que se pueden guardar en cualquir bolsillo o mini-bolso.
  • Se pueden hacer totalmente personalizados: no sólo al gusto de los novios sino para los distintos tipos de invitados: chicas, chicos, niños, madrina, padrino, testigos, etc…
  • Pueden ser temáticos: de primeros auxilios, para estar monísima, para usar después de la fiesta, para relajarse al día siguiente, por si los invitados ligan…
  • También pueden funcionar como detalle de recuerdo de la boda, ya que se pueden poner en bolsitas personalizadas con los nombres de los novios y la fecha, e incluir algún detallito especial.

Estos kits nos parecen una idea fantástica para que cada invitado pueda tener su propio artículo, y no tenga que usar productos en común, que se acaban gastando más rápido.

Cómo hacer los kits de supervivencia

Si eres tú el que te vas a casar o estás pensando que estos kits pueden ser un regalo perfecto para ese familiar o amigo que se casa, aquí te explicamos la manera más eficaz y económica de hacer estos kits:

  1. El primer paso es conocer el número de invitados, para hacernos con el número suficiente de artículos. Aunque en parte, esto también dependerá de la temática de los kits: por ejemplo si se trata de kits de primeros auxilios, no todos los invitados lo necesitarán; pero si queremos que funcionen también como recuerdo de la boda, sí debe haber un kit para cada invitado.
  2. A continuación debemos evaluar qué tipo de kit queremos. Para esto, hay que pensar si los queremos neutros (con un poco de todo: una tirita, unos caramelos, una toallita quitamanchas o refrescante…), dirigidos a los distintos tipos de invitados; o bien si son para usar durante la boda o después. Existen un montón de opciones. Si son específicos para chicas, podremos incluir artículos de belleza, maquillaje, para el cabello, de higiene íntima (¿conocéis las toallitas íntimas en sobres individuales?), etc. Si son “kits after party” se suele incluir algún analgésico, una toallita desmaquillante, un sobrecito de café o té, un chicle… En definitiva, las opciones son infinitas.
  3. Una vez hecha esta reflexión debemos adquirir los artículos que queramos incluir, para evaluar cúanto espacio ocupará cada uno de los kits. Normalmente acudiremos a farmacias, droguerías, tiendas de cosmética, etc.
  4. De forma paralela, debemos ir pensando en el diseño de nuestros kits: decidir si va a ir en cajitas o en bolsitas, y cómo los vamos a decorar. Podemos diseñarlos en relación a la temática de la boda o no, acorde al gusto de los novios o en función de a quién esté dirigido.
  5. El siguiente paso será hacernos con los materiales necesarios: cajas, bolsas, cartulinas, pegatinas… y después dedicar una tarde en pareja, en familia o con amigos para confeccionar los propios kits, es decir, ir rellenando y decorando las bolsas o cajas.
  6. Finalmente, y una vez que tengamos hechos nuestros kits de supervivencia y veamos realmente cúanto espacio ocupan, nos haremos con unas cestas o cajas bonitas donde colocarlos el día de la boda a disposición de todos los invitados que lo necesiten.

Ideas para hacer los kits de supervivencia

A continuación os dejamos algunas ideas de con qué artículos podéis rellenar los kits de supervivencia en función de la tipología que escojáis:

  • Kit de supervivencia genérico: toallita refrescante, quitamanchas, limpiagafas o limpiazapatos, clinex, tirita, aspirina o ibuprofeno.. chicle o caramelo, chocolatina, hilo dental, tarjeta y lápiz para apuntar la dirección del hotel…
  • Kit “after party”: sobrecito de café o té, ibuprofeno, chicle, colirio, antifaz para dormir…
  • Kit para ellas: toallita desmaquillante, íntima o desodorante, goma del pelo, horquillas, bálsamo labial, artículos de costura, salvaslip, tampón…
  • Kit para ellos: toallita quitamanchas, toallita desodorante, chicle, gomina, mini peine, clinex…
  • Kit de relajación post-boda: infusión, sales de baño, vela aromática, bombón, aspirina…

Desde luego que éstas son sólo algunas ideas; de aquí podéis escoger los elementos que más os gusten y mezclarlos como queráis para hacer vuestros propios kits de supervivencia.

¿Conocíais estos detalles para regalar en bodas? ¿Se os ocurren otras ideas distintas para hacer los kits de supervivencia? Dejadnos un comentario!

El aceite esencial de árbol de té: propiedades y usos

Hace unos días os hablábamos sobre las nuevas toallitas para la higiene íntima que hemos presentado en nuestra tienda y os comentábamos que están enriquecidas con aceite de árbol de té. Hoy os explicamos qué planta es esta y os desgranamos sus múltiples propiedades y usos.

El árbol del té o Malaleuca alternifolia es un arbusto o pequeño árbol de la familia Myrtaceae del cual se extrae un aceite con excelentes propiedades. No debe confundirse con la Camellia sinensis, que es la planta que se utiliza para hacer el té.

Originario de Australia, este árbol crece de forma natural en terrenos pantanosos de la costa norte de Nueva Gales del Sur, y hoy en día, se cultiva en todo el país.

De sus hojas y corteza se extrae el aceite esencial, que ya usaban hace milenios los aborígenes australianos, dadas sus múltiples cualidades. El nombre de árbol de té se lo dio el capitán inglés James Cook hacia 1770, al observar que los aborígenes de la zona preparaban una infusión con sus hojas machacadas con la que aliviaban la tos y la garganta dolorida, además de aplicarlas en forma de cataplasma para curar heridas, picaduras de insectos, infecciones cutáneas y quemaduras.

Hoy en día, la producción de este aceite es muy comercial y existe una gran variedad de productos en el mercado.

Propiedades y usos del aceite esencial del árbol del té

El aceite esencial de árbol de té es uno de los aceites esenciales más versátiles que existen. Tiene infinidad de aplicaciones que van más allá de las relacionadas con la salud y el bienestar personal, que lo hacen imprescindible en cualquier botiquín o neceser de viaje. Además de ser una de las plantas con mayor potencial antiséptico que se han descubierto, tiene multitud de propiedades que hacen que en la actualidad sea un ingrediente muy utilizado en la elaboración de productos cosméticos y dermatológicos, debido a sus efectos protectores de la piel frente a infecciones.

Uso como antiséptico

El aceite esencial de árbol del té es uno de los más potentes antisépticos naturales. Debe usarse por vía tópica y siempre diluido, bien en aceite base o bien en alcohol de 70 grados como vehículo. Dada esta propiedad, podemos aplicarlo en heridas, quemaduras y ampollas, ya que resulta muy efectivo contra la aparición de infecciones.

Remedio contra el acné

Dado su poder antibacteriano, este aceite esencial es muy usado como remedio natural contra el acné. Se puede utilizar de distintas maneras: mezclado con hamamelis; con gel de aloe vera, del que ya vimos también sus grandes cualidades en este post y en este; o con miel, a modo de mascarilla. Siempre con moderación ya que un uso excesivo puede provocar la alteración de la propia grasa de la piel y empeorar el problema. Otra precaución adicional es que no hay que exponerse al sol tras su uso, ya que este aceite reacciona con los rayos UV y puede provocar la aparición de manchas en el rostro.

Alivio de los hongos, la caspa o los piojos

Dadas sus propiedades fungicidas, el aceite de árbol de té también puede usarse para aliviar o evitar la aparición de infecciones en las uñas, el pie de atleta y otros hongos en los pies. En este caso puede aplicarse puro directamente sobre la zona afectada y masajear con los dedos.

Algunos tipos de caspa son causados por el hongo Pytirosporum ovale, que se encuentra de forma natural en la piel; por tanto añadir unas gotas de aceite de árbol de té al champú también nos puede ayudar a aliviar este problema, ya que regulariza las glándulas sebáceas y calma la irritación de la piel. Añadir unas gotas en el champú también sirve como remedio contra los piojos.

Otros usos del aceite de árbol de té

En general, dada la excelente combinación de propiedades antisépticas, antifúngicas, antibacterianas y antiinflamatorias de esta sustancia, la convierten en un gran remedio contra multitud de afecciones de la piel. Además de las ya comentadas, sirve para tratar muchas otras como el herpes labial y sarpullidos de varicela o sarampión, aplicándolo directamente sobre la piel, ya que calma el dolor y acelera la cicatrización; el resfriado, congestión nasal, bronquitis, tos, sinusitis… diluyendo unas gotas en agua y haciendo vahos con esta mezcla; e incluso algunas infecciones ginecológicas, candidiasis, cistitis, hemorroides… mediante baños de asiento.

Igualmente, puede usarse para aliviar ciertos dolores musculares, reúma, artritis o gota; y es un excelente aliado para aliviar la irritación de la piel causada por la depilación o el afeitado, así como las picaduras de mosquitos o incluso las verrugas.

Algunas precauciones a tener en cuenta

El aceite de árbol de té sólo debe ser utilizado por vía tópica, no debe ser ingerido ni entrar en contacto con los ojos. En caso de piel sensible conviene usarlo siempre diluido en un aceite base.

Es tóxico si lo ingieren los animales domésticos o los niños pequeños. Tampoco debe ser utilizado por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. En adultos, su ingestión puede causar ataxia, mareos, náuseas e incluso cierta desorientación. Por tanto este aceite siempre deberá ser usado con precaución.

Pese a todo esto, vemos que sus fantásticas propiedades hacen que sea un perfecto aliado para tener siempre a mano en nuestro botiquín. Y vosotros, ¿conocíais el aceite esencial de árbol de té y sus excelentes cualidades? ¿Conocéis otros usos de esta sustancia? ¡Dejadnos un comentario!

Fuentes: Ecocosas, El Granero, Wikipedia, Botanical on-line

¡Nuevas toallitas íntimas!

Hoy en el blog queremos anunciaros que ¡ya tenéis disponibles en nuestra tienda las nuevas toallitas íntimas!

Al venir envasadas en sobrecitos individuales van genial para llevar en el bolsillo, el neceser, el bolso o donde quieras, porque apenas ocupan espacio.

Y son la mar de prácticas, para esos días que alargas y alargas, no pasas por casa en un montón de horas, y necesitas volver a sentirte limpia y fresca.

Además, están enriquecidas con aceite de hoja de árbol de té y extracto de camomila, cuyas propiedades desgranaremos en sucesivos post.

Podéis encontrarlas aquí.

¿Qué opináis vosotros? ¿Conocíais este tipo de toallitas? ¡Dejadnos un comentario!