Qué llevar en nuestro equipaje de mano para hacer el viaje en avión más confortable

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, llega el momento de preparar la maleta y planificar nuestro viaje. Aunque el avión es la mejor opción para llegar a destinos lejanos o ahorrarse tiempo, también nos puede resultar un medio de transporte algo incómodo, derivado de las condiciones en sí del propio avión, especialmente el espacio reducido, la presurización de la cabina y las medidas de seguridad a bordo. Hoy te contamos qué debes llevar en tu equipaje de mano para hacer tu viaje en avión más confortable.

Cosméticos para viajar en avión

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de viajar, es que si vas a llegar a tu destino en avión, las condiciones atmosféricas durante el viaje no serán las habituales y por tanto tu piel necesitará unos cuidados especiales.

En la cabina del avión la humedad puede descender hasta el 20%, lo que producirá sequedad en la piel, así como sensación de tirantez e incluso enrojecimiento y escamaciones. Lo ideal es que te hagas con algunos productos, a ser posible en formato mini o de viaje, para aplicar antes y después de montar en el avión, que ayuden a mantener tu piel hidratada y nutrida. No sólo tus cremas habituales; también será muy útil una mascarilla purificante, puesto que la reacción de la piel ante la deshidratación es producir grasa, por lo que te vendrá muy bien para aplicártela en cuanto llegues al destino y tengas un momento para dedicarle a la limpieza facial.

Otro producto que solemos olvidar para viajar en avión es el protector solar, muy importante para proteger nuestra piel, puesto que dentro del avión también llega la radiación solar y, al estar a mucha mayor altitud, es más fuerte. Por lo tanto, no debemos prescindir de un buen protector de factor 50.

Pero no sólo sufre la piel en el avión a causa de la sequedad; la nariz, los ojos y los labios también pueden verse afectados, así que debemos intentar beber mucha agua antes y durante el viaje para mantenernos bien hidratados, no olvidarnos de un bálsamo labial, y, si es necesario, llevar con nosotros un frasquito de lágrima artificial o algún tipo de colirio.

Por otro lado, especialmente si el viaje va a ser largo, serán fundamentales los artículos para el aseo personal, como mínimo un cepillo y pasta dental, así como un mini desodorante, incluso un frasco de colonia refrescante pequeñito. Pero ¡ojo! Recuerda que no podrás llevar a bordo frascos de líquido de más de 100 ml. así como cuchillas de afeitar o tijeras. Consulta los listados de artículos prohibidos que facilitan las compañías aéreas para no llevarte sorpresas desagradables.

Una alternativa muy buena para que todo esto no nos ocupe apenas espacio, son los productos en formato monodosis o incluso las toallitas individuales que permiten llevar únicamente la cantidad necesaria de producto ocupando un espacio mínimo, además de resultar muy cómodas para aplicarlos: toallitas desodorantes, toallitas de agua micelar para desmaquillarte, toallitas de limón para antes y después de comer o toallitas refrescantes que te sirven un poco para todo.

Artículos para el descanso y confort en el avión

Si la aerolínea elegida no ofrece este tipo de artículos, no está de más llevarlos nosotros mismos. Además de elegir ropa holgada para vestirnos ese día y preferiblemente pantalón largo, un básico que no puede faltar, aunque viajes en verano, es una chaqueta, sudadera o jersey para protegernos del frío, ya que, entre la climatización de la cabina y la altitud, la temperatura puede bajar considerablemente.

Por motivos de seguridad no se recomienda viajar descalzo en los aviones, pero unos calcetines confortables, aunque sea para llevar con sandalias, por raro que parezca, nos pueden hacer sentir más cómodos. Y si el vuelo va a ser nocturno, existen mantas de viaje muy finas y calentitas que apenas ocupan espacio. Una pequeña almohada hinchable y un antifaz pueden marcar la diferencia para descansar o no en este tipo de trayectos. También nos vendrá muy bien algún producto especial para aplicar en las piernas y refrescarlas, y así ayudar a mejorar la circulación.

Productos para el ocio mientras volamos

Si el vuelo es largo, te cuesta dormir en el avión y desconfías de las opciones de ocio que puedan ofrecer las compañías, lo mejor es que te proveas tú mismo de algún entretenimiento. Leer un libro o una revista no sólo hará tu viaje más llevadero sino que te ayudará a mantenerte relajado y conciliar mejor el sueño. Descargarte un capítulo de tu serie favorita o una película en tu smartphone o tablet antes del viaje también es una gran opción de entretenimiento.

Si viajar en avión pone a prueba tus nervios y no consigues concentrarte para leer o ver una película, nuestra recomendación es que intentes relajarte por medios propios. Unos días antes de volar, aprende y ensaya ejercicios de relajación sentado en el sofá, imaginándote que estás en el avión, para luego poder recurrir a estos ejercicios si te pones muy nervioso. Escuchar con auriculares música relajante o canciones que te traigan buenos recuerdos durante el vuelo también es una gran opción para evadir los nervios.

Otra opción es dejar el momento del vuelo para hacer ciertas tareas como apuntar en un cuaderno la lista de la compra que te hará falta para tus vacaciones, listados de lugares imprescindibles para visitar, ojear una guía y organizar la ruta, etc. Todo esto te mantendrá entretenido y cuando te quieras dar cuenta habrás llegado al destino. Y en el viaje de vuelta, puedes revisar y comentar las fotos si viajas acompañado, organizar planes para ver a tus amigos y familiares o empezar a gestionar la vuelta a la normalidad.

Comida y bebida para los viajes en avión

Ya hemos comentado antes la importancia de mantenerse bien hidratado durante los viajes en avión. Evita los refrescos carbonatados, ya que pueden provocar cierto malestar intestinal dadas las condiciones de presurización de la cabina. Tampoco son recomendables las bebidas estimulantes o con cafeína, puesto que pueden interferir en el descanso a bordo o incluso propiciar el nerviosismo. Las mejores opciones serán por tanto agua, zumos o infusiones sin teína. Si te da miedo volar no recurras a las bebidas alcohólicas para relajar los nervios, ya que pueden provocarte mayor nerviosismo, además de malestar y deshidratación. Sustitúyelas por otras opciones más saludables como infusiones relajantes o medicinas naturales.

En cuanto a la comida, si queremos evitar el gasto de comprarla a bordo y nuestro vuelo no incluye menú, la mejor opción serán los snaks altamente energéticos, como las barritas o frutos secos sin sal, que ocupan muy poco espacio, son muy nutritivos y no provocan sensación de excesiva saciedad. La fruta nos ayudará a mantenernos hidratados y entretenidos además de constituir la opción más saludable. Evita las comidas muy saladas y condimentadas, ya que aumentarán la sed y necesitarás ingerir aún más líquido. En el caso de la comida y bebida, también será conveniente que te informes sobre qué puedes llevar o no en el avión, especialmente si vas a cambiar de país o de continente.

Como veis, volar en avión puede resultar una experiencia muy gratificante si planificamos bien nuestro viaje y nos hacemos con los artículos adecuados. Y vosotros, ¿qué trucos tenéis para viajar más cómodos en avión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.